¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

Comprender cómo aprenden los perros

Escrito por Adaptil, Publicado en 28 marzo 2023

¿Quieres enseñarle a tu perro algunos trucos nuevos? ¡Comprender cómo aprenden es un buen primer paso!


Nuestra experta en perros felices, Chloé Fesch, se sumerge en la ciencia detrás de cómo aprenden los perros y nos da algunos consejos para usar al entrenar a nuestros amigos de cuatro patas 

“Aprender es simple, pero no fácil”. Estas palabras de Bob Bailey resumen perfectamente la situación. Como los perros necesitan adaptarse a cada situación, esto a veces puede hacer que el entrenamiento sea complicado de implementar.

Según la definición, el aprendizaje es "el resultado de recibir, integrar y almacenar en la memoria información a la que el individuo puede recurrir para realizar una conducta adaptada".Comprender cómo aprenden los perros 1

Cuando se trata de educar a tu perro, habrá que enseñarle cosas que quedarán grabadas en su memoria, listas para usar cuando se encuentre en las situaciones apropiadas. Reeducación es el proceso de volver a algo que ya se ha aprendido y modificar la respuesta, por ejemplo, lo que hace tu perro en respuesta a una determinada palabra clave.

Vamos a explorar los diferentes tipos de aprendizaje en perros, centrándonos en el aprendizaje asociativo:

Aprendizaje asociativo en perros

Los perros aprovechan las oportunidades. Esto significa que van a sentirse atraídos por lo que les da más placer y satisfacción. Obviamente, si algunas cosas son agradables y motivadoras para tu perro, significa que otras son desagradables y tu perro lógicamente intentará evitarlas.

El aprendizaje por asociación, también conocido como condicionamiento, se basa en la idea de asociar algo placentero para tu perro con un comportamiento que deseas que se repita, y asociar algo desagradable para tu perro con un comportamiento que no quieres que se repita.

Pero hay mucho más.

Condicionamiento clásico en perros

Esto implica asociar una respuesta refleja con un estímulo externo. El ejemplo más conocido es el del fundador del enfoque, Ivan Pavlov, quien, al asociar el sonido de una campana con la distribución de alimentos, logró provocar la salivación (que es una respuesta refleja) en un perro.Comprender cómo aprenden los perros 2

Hay 5 variables en el condicionamiento clásico.

1. SN es el estímulo neutro. En el ejemplo del experimento de Pavlov, es la campana. Al principio, el perro no la asociaba a nada, no la asociaba con la comida.

2. SI es el estímulo incondicional. En el ejemplo del experimento de Pavlov, es la comida.

3. RI es la respuesta incondicional. En el ejemplo del experimento de Pavlov, es la salivación. Cuando se ve la comida, de forma “incondicional”, sin darse cuenta, se produce saliva.

4. SC es el estímulo condicional. En el ejemplo del experimento de Pavlov, es la campana cuando se asoció con la llegada de la comida.

5. CR es la respuesta condicional. En el ejemplo del experimento de Pavlov, es la salivación después del sonido de la campana.


Una historia para ayudarte a comprender estas variables.

Pavlov fue un médico que estudió la digestión a través de estudios ¡que le valieron el Premio Nobel! Su experimento, que consistía en provocar salivación, fue el siguiente y lo llevó a cabo con un perro:

Comenzó introduciendo una secuencia de aprendizaje inicial:

  • Sonido de una campana (NS = estímulo neutro)
  • Presentación de alimentos (SI = estímulo incondicional)
  • Al ver la comida, el perro comenzó a salivar (IR = respuesta incondicional).Comprender cómo aprenden los perros 3

En este primer paso, lo que provoca la salivación del perro no es el sonido de la campana, sino la vista de la comida.

Pavlov repitió esta secuencia muchas veces, para luego dar el siguiente paso, haciendo que el sonido de la campana se convierta en SC (estímulo condicional).

En respuesta a este sonido, el perro comenzó a salivar (respuesta condicional), así Pavlov había destacado el condicionamiento clásico: asociar un estímulo con una respuesta refleja.

Sin embargo, ¡eso no es todo! Mientras continuaba con su investigación, llegó a las siguientes conclusiones:

  • La repetición de la secuencia es obligatoria para obtener la respuesta refleja.
  • SN (la campana) no debe presentarse demasiado tiempo antes de SI (la comida) para que funcione, a esto se le llama continuidad temporal.
  • Si SN (la campana) se presenta muchas veces, sin que se presente SI (la comida), la respuesta refleja se verá disminuida. Esto se llama el fenómeno de la extinción.
  • Finalmente, siguiendo la misma lógica, si la secuencia deja de ser propuesta durante un tiempo determinado, la respuesta refleja también se verá disminuida.

Condicionamiento operante en perros

El condicionamiento operante de Skinner permite asociar un estímulo externo con una respuesta voluntaria. Cuando le enseñas a tu perro que decir la palabra "sentarse" y el gesto que debe hacer, tiene una consecuencia positiva, como una golosina, estás usando el condicionamiento operante. Sentarse es una respuesta voluntaria de tu perro.

El condicionamiento operante a menudo se explica de esta manera:

R+ : refuerzo positivo

R - : refuerzo negativo

P - : castigo negativo.

P+: castigo positivo

 

 

Para entender esta tabla, primero debemos eliminar todas las nociones de bueno y malo. En otras palabras, no debemos entender que positivo significa agradable para el perro y viceversa.

En realidad, debemos entender que por “refuerzo” entendemos la búsqueda de que se repita una conducta, mientras castigo significará que queremos que el comportamiento disminuya o incluso desaparezca.

Positivo significa que añadimos un estímulo y negativo que lo retiramos.

El matiz estará en la adición o eliminación del estímulo, en si el estímulo es agradable o desagradable para el perro.

Así que aquí está cómo entender esta tabla de condicionamiento operante:Comprender cómo aprenden los perros 4

Refuerzo positivo

Aquí, queremos reforzar un comportamiento y queremos verlo repetido añadiendo un estímulo.

En este caso, el estímulo será agradable para el perro con el fin de ver la conducta repetida.

Por ejemplo, cuando tu perro vuelve a ti (el deseo de reforzar el recuerdo), puedes darle una golosina.

Refuerzo negativo

Aquí, queremos que un comportamiento se repita al eliminar un estímulo. En este caso, eliminaremos un estímulo que al perro no le gusta.

Por lo tanto, tenderá a reproducir el comportamiento para detener la incomodidad.

Por ejemplo, si la correa está apretada, lo que hace que tu perro se sienta incómodo, afloja la correa solo cuando tu perro se siente. Entonces se reforzará la acción de sentarse, ya que habrá cesado la incomodidad. Sin embargo, como veremos más adelante, no es recomendable implementar esta técnica.

Castigo positivo

En el caso del castigo positivo, buscaremos una conducta a frenar y añadiremos un estímulo incómodo para el perro. Los collares eléctricos son un ejemplo de castigo positivo. Cuando el perro se comporta de una manera no deseada, se produce una descarga eléctrica. Este es un castigo positivo en el sentido de que añadimos un estímulo que no le gusta al perro para ver disminuir el comportamiento. Una vez más, como veremos más adelante, este ejemplo no es nada recomendable.

Castigo negativo

En este último caso, vamos a buscar tener una conducta de retraimiento quitando un estímulo que el perro estaba disfrutando. Por ejemplo, tienes golosinas en la mano, y el perro salta sobre ti para conseguirlas. En ese momento las hacemos desaparecer, y el perro se queda sin su golosina. Tu perro tenderá a detener el comportamiento que hizo que le quitaras lo que quería.

Las emociones acompañan el aprendizaje de tu perro

Como se señaló, el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante trabajan juntos. En otras palabras, cuando le enseñas a tu perro un comportamiento voluntario también condicionas una emoción involuntaria en tu mascota. De este modo, con el refuerzo positivo condicionarás emociones placenteras porque tu perro recibe un estímulo que le gusta.

Con el refuerzo negativo, estás condicionando una emoción cercana al alivio porque tu perro experimentará un cese en las molestias (asumiendo que el perro se siente estresado de antemano).

En cuanto al castigo positivo, el estrés e incluso el dolor estarán asociados a este, por lo que las emociones negativas estarán presentes en el proceso de aprendizaje cuando se utilice. Finalmente, se inducirá la frustración con el castigo negativo: El perro no puede acceder a lo que quiere.

Ayudando a nuestros perros a aprender

Ahora comenzarás a comprender que realmente no se puede diferenciar cada tipo de aprendizaje y separarlo herméticamente, ya que todos están relacionados.

Lo importante es adaptar el entrenamiento y el aprendizaje a tu perro. Debes estar atento a cómo se comunica tu perro y las emociones que siente en cada momento.Comprender cómo aprenden los perros 5

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?